Bienvenidos a la puerta de África, donde todo es posible, donde todo existe. País de contrastes que te enseña que no todos los viajes son geográficos, que hay algunos que también son sensoriales.

Magia para los sentidos. Marruecos es color, cordilleras legendarias, ciudades ancestrales, desiertos infinitos… pero sobre todo Marruecos es su gente. Ese alma inmensa que tienen. Igual que su tierra, así son ellos, seres de contraste, luz y color.

No te lo puedes perder.